¿Quieres saber cómo ahorrar energía en casa? La energía es necesaria para una vivienda, pero emplear más de la necesaria perjudica al medio ambiente y al bolsillo. Unos buenos hábitos de consumo y electrodomésticos más eficientes permiten ahorrar grandes cantidades de agua, gas y electricidad.

Cómo ahorrar energía en casa y cuidar del medio ambiente

Ayudar a preservar el medio ambiente es una de las razones para ahorrar energía en casa. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, IDAE, la cuarta parte de las emisiones nacionales de CO2 provienen de los hogares. Otro motivo es ahorrar dinero en las facturas. Sean cuáles sean tus razones, sigue estos consejos para saber cómo ahorrar energía en casa.

Aislar para ahorrar

La mayoría del gasto energético familiar se emplea en calefacción. Realizar pequeñas mejoras en el aislamiento térmico supone hasta un 30% de ahorro en calefacción y aire acondicionado.  Dos punto que debes tener en cuenta son:

  1. Contar con acristalamientos y persianas que mantengan una temperatura constante en el interior.
  2. Seleccionar una temperatura adecuada en la calefacción. Lo recomendable es entre 19º y 21º.  Debes considerar que cada grado por encima supone un aumento en el consumo de un 7%.

cómo ahorrar energía con la calefacción

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por otro lado, los termostatos que se instalan en los radiadores pueden ayudarte a ahorrar entre un 8 y un 13% de energía. Existen en el mercado modelos programables que sirven para reducir la temperatura cuando la vivienda está vacía.

Además de estas pautas,  es importante mantener los sistemas de calefacción en buen estado. Purgar los radiadores para expulsar el aire y revisar las calderas a principio de temporada, permite ahorrar hasta 100 euros al año en combustible.

En cuanto al enfriamiento de la vivienda, antes de comprar un aire acondicionado debes fijarte en su consumo de electricidad.  Lo ideal es mantener la casa a 25º y, en cualquier caso, la diferencia con la temperatura del exterior no debe superar los 12º.

También tienes que saber que programando una temperatura demasiado baja el aparato no enfriará más, pero sí consumirá más energía.

Empleo inteligente de la electricidad

Los electrodomésticos consumen el 16% de la energía del hogar y, entre ellos, el frigorífico es el que más gasto genera. Por eso, deberías alejarlo de los focos de calor o del sol directo durante el día y mantener siempre las rejillas traseras limpias y ventiladas.

Aunque parezca una tontería, el IDAE asegura que un refrigerador instalado en malas condiciones consume hasta un 15% más de electricidad.

La temperatura idónea para ahorrar energía es de 6º en la nevera y -18º en el congelador. Para evitar pérdidas, tienes que abrir la puerta lo mínimo y no introducir alimentos calientes.

En cambio, un buen truco para ganar frío es descongelar los alimentos en el frigorífico, en lugar de hacerlo en el microondas o sacarlos al exterior.

etiqueta energética electrodomésticos

Después del frigorífico y televisor, que no deja de consumir electricidad hasta que está totalmente apagado, la lavadora es el electrodoméstico que más gasta.

Pero ahorrar con la colada es sencillo. El 80% de la energía que emplea, lo hace para calentar el agua. Si seleccionas programas cortos y de baja temperatura, este problema queda solucionado.

Más Consejos para Ahorrar Energía

  1. Usa el lavavajillas.
  2. Utiliza programas cortos y ponlo en marcha cuando esté lleno.
  3. Elige electrodomésticos de categoría A. Son los más eficientes.
  4. Evita fregar a mano con agua caliente. Consumirás un 60% más de agua y gas. Si lo haces. Llena el fregadero para enjuagar los platos y no dejes que el agua del grifo corra continuamente.
  5. Apaga las luces siempre que sea posible aprovechar la luz natural.
  6. Utiliza bombillas de bajo consumo.
  7. En lugares que requieren mucho tiempo de iluminación artificial, los tubos fluorescentes son los más recomendables.

cómo ahorrar energía con bombillas de bajo consumo

 

Cómo ahorrar energía en el baño y la cocina

El empleo de agua caliente supone un 25% del gasto energético. Esto se debe a que, además de la propia agua, hacen falta bombas eléctricas para hacerla llegar hasta los grifos y gas para calentarla.

Por ello, hay que tener mucho cuidado con los grifos abiertos y con los goteos.  En los casos más extremos pueden provocar pérdidas de hasta 100 litros al mes.

Muchos grifos incorporan unos dispositivos conocidos como aireadores. Estos dispositivos reducen el caudal de agua sin que se note la pérdida de intensidad. Por otro lado, según el IDAE, sustituir el calentador eléctrico por uno de gas evita que cada familia emita a la atmósfera media tonelada de CO2 al año.

cómo ahorrar agua en casa

Además de calentar el agua, gran parte del gas que se consume en casa se emplea para cocinar. Concretamente, el 10% de la energía del hogar. El ahorro de gas se basa en el máximo aprovechamiento del calor que produce.

Esto significa que, los pequeños trucos como tapar las cacerolas, ajustar el tamaño de la llama, o acostumbrarse a cocinar en la olla a presión son de mucha utilidad.

Si la cocina es eléctrica, de vitrocerámica o inducción, se aconseja apagarla un poco antes. De esta manera, aprovecharás el calor residual para terminar de cocer los alimentos.

En definitiva, todas las ideas que sirvan para ahorrar electricidad, agua o gas te ayudarán a reducir considerablemente el gasto familiar y cuidar del medio ambiente.

¿Te han gustado estos tips sobre cómo ahorrar energía en casa? Visita nuestra sección Consejos para leer otros post de utilidad.