Si te acabas de comprar una casa y eres propietario por primera vez quizás no tengas muy claro cuáles son tus obligaciones con la comunidad de vecinos. ¿Qué gastos estoy obligado a pagar? ¿Tengo que informar si hago obras en casa? En este post te explicamos todo lo que necesitas saber.

En cualquier comunidad de vecinos de una finca los propietarios están obligados a satisfacer las obligaciones económicas derivadas del mantenimiento de los elementos comunes. Su cuantía dependerá de la llamada cuota de participación asignada a cada vivienda en función de su valor. Además, cada uno debe velar por la correcta conservación de su inmueble y permitir en él las obras necesarias para los servicios comunes.

Cuando se compra una vivienda o local se adquiere también una parte proporcional de los elementos comunes del edificio en el que están situados, como el portal, los patios o las escaleras. En realidad, se trata de una copropiedad compartida con el resto de los vecinos, según viene establecido en la denominada Ley de Propiedad Horizontal.

De esta forma, el nuevo propietario no sólo estrena casa, sino que entra a formar parte de una comunidad con la que contrae derechos y obligaciones que conviene conocer.

comunidad de propietarios

Cuestiones económicas

Una de las principales funciones de la comunidad de vecinos es hacer frente a los gastos comunes de mantenimiento de la finca, así como a las obras necesarias para la correcta conservación del edificio y sus infraestructuras.

Ahora bien, no todos los propietarios están obligados a aportar la misma cantidad de dinero para acometer estas tareas: cada uno debe pagar en función de su cuota de participación. Generalmente es el propio constructor del inmueble quien, en el momento de su salida al mercado, calcula esta cuota en centésimas, de acuerdo con diferentes parámetros, como la superficie útil de la vivienda.

La información suele incluirse en la escritura de compra-venta de la propiedad. No obstante, siempre se pude recurrir al Registro de la Propiedad para solicitar el llamado título constitutivo de la propiedad horizontal. En este documento, uno de los más importantes de la comunidad de vecinos, además de establecerse las proporciones correspondientes a cada casa o local, se realiza una exhaustiva descripción del inmueble y todos sus recursos.

También es en este escrito donde se fijan las normas que rigen la organización de la vida en la comunidad: los estatutos. Éstos únicamente pueden modificarse por unanimidad, por lo que conviene tenerlos muy en cuenta. Por ejemplo, pueden prohibir el establecimiento de oficinas o consultas médicas, o incluso, los animales en el edificio.

obligaciones de los propietarios de vivienda

Resulta importante conocer la cuota de participación sobre todo para el caso de obras o derramas, donde las diferencias entre unos pisos y otros pueden alcanzar grandes cifras. Para hacer frente a estos trabajos de mantenimiento, la ley exige a las comunidades que dispongan de un fondo de reserva en el que participan todos los vecinos en función de su cuota, dotado con una cantidad no inferior al 5% del último presupuesto ordinario.

Por otro lado, además de los estatutos, existen las llamadas normas de régimen interno. Éstas son aprobadas y modificadas por mayoría simple y en ellas se regulan aspectos de la vida cotidiana, como el horario de recogida de basuras, por ejemplo.

Otros deberes y derechos

Los deberes de los propietarios incluyen también la correcta conservación de su propio piso o local de manera que no perjudique a las propiedades comunes. Además, deben permitir la realización de los trabajos o reparaciones necesarios para la comunidad, así como permitir en él las instalaciones precisas para el establecimiento de servicios comunes (bajantes de agua, la antena, la luz…).

A la hora de hacer obras, siempre resulta necesario respetar dos principios: que no alteren la seguridad del edificio ni lesionen los intereses de algún otro propietario. Paralelamente, en el caso de obras de la comunidad que dañen la propiedad particular, existe derecho a indemnización.

Avisar a los vecinos al hacer obras en casa

La infracción de las normas de la comunidad podría llegar a tener consecuencias legales. Tras un primer requerimiento para que el propietario cesara en la actividad prohibida, el presidente de la comunidad podría llegar a interponer una demanda judicial autorizado por la junta de vecinos.

Participar en las decisiones

El principal órgano de gobierno de una comunidad es la Junta de Propietarios, que debe reunirse al menos una vez al año para aprobar los presupuestos. Entre sus funciones también se encuentra nombrar al presidente, que será el representante de la comunidad ante el exterior y que, habitualmente, se elige de manera rotativa.

Durante estas reuniones también se discuten los presupuestos y la ejecución de las obras necesarias para la conservación del edificio, lo mismo que los estatutos o las normas de régimen interno, que dependen de la aprobación de la Junta. Conviene saber que las deudas contraídas con la comunidad pueden suponer la suspensión del derecho a voto.

Por otro lado, las reuniones se suelen efectuar a instancias del presidente, pero si se necesita plantear algún asunto, también es posible una convocatoria por parte de un grupo de vecinos, siempre y cuando representen a la cuarta parte de los propietarios.