El contrato de compraventa es el documento que te convierte en propietario legítimo de una vivienda. Si es la primera vez que compras un piso o una casa, seguramente tendrás dudas sobre el contrato, así que vamos a tratar de resolverlas.

El contrato de compraventa es un contrato privado en el que se especifican los derechos y obligaciones tanto del vendedor como del comprador.

Por lo tanto, el contrato de compraventa que firmarás para comprar tu casa nueva tiene que incluir, por ejemplo, una identificación clara tanto del vendedor como del comprador. Además, tiene que reconocer vuestra capacidad legal para contratar y el que carácter con el que actuáis.

El contrato de compraventa: Puntos en los que te tienes que fijar

El contrato también debe incluir información relativa a la vivienda: Una descripción detallada del inmueble y sus anexos (por ejemplo un trastero o garaje), la superficie útil que tiene, su situación geográfica e información sobre las zonas comunitarias y la comunidad de propietarios.

Además, fíjate bien porque en el contrato de compraventa tienen que aparecer los datos registrales de la vivienda y las posibles cargas que la puedan gravar. Esta es una información muy relevante a la hora de comprar un piso o casa.

Igualmente importante es la situación económica del inmueble. En el contrato se debe poner por escrito la situación de los pagos de impuestos y otros gastos, así como los impuestos aplicables (el IVA o el impuesto de transmisiones patrimoniales).

Precio de la vivienda y reparto de gastos

Por último, en el contrato deberán estar reflejadas todas las condiciones de la compraventa. Entre ellas, el precio de la vivienda y la modalidad de pago, el reparto de los gastos que ha generado la compraventa o el momento de entrega de las llaves.

entrega de llaves

Otros puntos que recoge el contrato de compraventa son: El plazo para otorgar la escritura pública, las condiciones de subrogación de la hipoteca en caso de que la haya y las penalizaciones que se aplicarían a cada una de las partes en caso de incumplir el contrato.

Todo esto es obligatorio en un contrato de compraventa, pero hay otros aspectos que no son obligatorios pero sí recomendables.

Por ejemplo, pactar la sumisión de las dos partes a un arbitraje de consumo gratuito como vía para resolver posibles conflictos que puedan surgir.

Una vez firmado, la escritura pública

Aunque ya hayas firmado el contrato de compraventa, no te convertirás en propietario legal hasta que el notario eleve el contrato a escritura pública.

La escritura pública incluye todavía más información que completa al contrato. Por ejemplo, el notario realiza una última comprobación de la situación registral de la finca y comprueba las cargas que pesan sobre la vivienda.

escritura pública

La escritura también incluye el justificante de pago del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles), la sujeción a las disposiciones legales y las obligaciones fiscales derivadas de la compraventa.

Además, refleja la distribución de los gastos de la operación entre el comprador y el vendedor e incluye la liquidación de los gastos notariales.

Esta escritura se debe leer entera ante el notario en el momento de la firma. Una vez que las dos partes la hayáis firmado, se inscribe en el Registro de la Propiedad, previo pago de los impuestos que correspondan.

Si todavía tienes dudas, visita tu oficina Tecnocasa más cercana y uno de nuestros asesores te las resolverá.