Dentro de poco acabará el verano, llegará el otoño y con él, el inevitable cambio de armario. Además de renovar el vestuario, este es el mejor momento para aprovechar y poner un poco de orden. Sabemos que puede ser aburrido, pero si dedicas el tiempo necesario a llevar a cabo esta tarea, lo agradecerás el resto de la temporada.

Para empezar, es importante descartar la ropa que ya no se va a usar. A veces guardamos muchas cosas con la excusa del ‘por si acaso’, pero es mejor intentar ser realistas: si no te has puesto esa prenda en toda la temporada, difícilmente lo harás la siguiente.

Una buena opción es donarla a personas que la necesiten, regalarla a amigos o familiares o incluso venderla en algún mercadillo para sacar unos euros extra.

armario ordenado

El siguiente paso consiste en sacar del armario la ropa que no se va a usar en los próximos meses. Si se dispone de sitio para almacenarla fuera del armario (en un altillo, en otro armario…) es buena idea lavarla antes de guardarla, y después colocarla bien ordenada en cajas. Las cajas de plástico con cierre en la tapa son perfectas para que no entren polillas.

Con la ropa de verano fuera, será mucho más fácil organizar las prendas que quedan en el armario. A no ser que en tu casa tengas un gran vestidor, necesitarás sacar el máximo partido al espacio disponible y tener todo bien organizado.

cambio de armario

Consejos para tenerlo todo en orden

  1. En primer lugar, divide las prendas según el uso que les des y coloca en el lugar más accesible del armario las que sabes que te vas a poner más a menudo. De esta manera, ganarás tiempo por las mañanas si tienes la ropa de trabajo a mano. También tendrás todas tus prendas a la vista, de manera que aprovecharás mejor tu vestuario y no dejarás olvidadas al fondo del armario prendas que te gustan por el solo hecho de no verlas.
  2. Agrupa la ropa que hay en el armario según de qué tipo sea. Por ejemplo, las partes de abajo juntas (pantalones y faldas) y las de arriba por otro lado (camisetas y jerséis, camisas y chaquetas…). También la puedes ordenar por el uso que le des (ropa de trabajo, ropa de deporte, ropa para los momentos de ocio…) e incluso la puedes ordenar por colores (sólo para verdaderos amantes del orden).
  3. Es importante que coloques la ropa delicada (camisas, pantalones de vestir o trajes) en perchas individuales para que no se arrugue ni se estropee mientras está en el armario. Una mala colocación puede hacer que algunas prendas se echen a perder.
  4. Intenta que los complementos no estén desperdigados. Para los cinturones o pañuelos puedes optar por una percha con colgadores; los bolsos se pueden colgar en el interior de las puertas de los armarios y los zapatos pueden meterse en cajas transparentes para localizarlos mejor sin que ensucien.
  5. Mantén limpio el armario. Aprovechando cada cambio de temporada, haz una limpieza a fondo. Esto contribuirá a mantener toda tu ropa y complementos en perfecto estado y también te servirá para evitar los malos olores.

Si estos consejos te han resultado de utilidad y te gustaría descubrir otras ideas útiles para tu hogar, visita nuestra sección Consejos.