Desconectar del trabajo cuando acaba la jornada laboral es complicado. Pero si además tu oficina es tu propia casa, tendrás que esforzarte un poco más para poder disfrutar como toca de tu tiempo libre.

Por eso, diseñar una zona de trabajo agradable, bien definida, cómoda y alejada al máximo de las distracciones te pondrá las cosas más fáciles.

El primer paso es definir el espacio que destinarás a trabajar, de lo contrario toda la casa se convertirá en una gran oficina desordenada y no serás capaz de desconectar.

Lo ideal es tener una habitación dedicada en exclusiva, pero en muchos casos eso no es posible. No hay problema, se puede buscar un rincón desaprovechado en el salón, en las zonas de paso, en la cocina o incluso en el recibidor.

trabajar en casa
Vía El Mueble

Si el espacio te lo permite, intenta crear un umbral que separe la zona de trabajo del resto de la estancia.

Puedes usar objetos decorativos como un biombo o una estantería, o aprovechar elementos de la propia casa como un espacio entre dos columnas, detrás del sofá, el hueco de una escalera…

Decora a tu gusto para sentirte cómodo

Aprovecha que tienes la oficina en casa y decórala como más te guste. En una zona de este tipo se pasan muchas horas, así que es mejor que te encuentres lo más a gusto posible.

Colores que te resulten agradables, tu lámpara preferida, una planta, unas flores bonitas… Convierte tu zona de trabajo en un lugar en el que te apetezca estar.

La iluminación es muy importante. Si tienes la oportunidad de colocar tu zona de trabajo junto a una ventana podrás aprovechar la luz natural como en esta propuesta de Style Lovely.

despacho en casa
Vía Style Lovely

Eso sí, la mesa deberá estar colocada de forma perpendicular a la ventana, de lo contrario la entrada de luz sería demasiado directa y además generaría distracciones.

Escoge los muebles adecuados

La zona de trabajo tiene que ser un lugar cómodo, y eso se puede conseguir escogiendo el mobiliario adecuado:

–       Invierte en una buena silla ergonómica, tu espalda lo agradecerá.

–       Utiliza un escritorio lo más amplio posible (lo que te permita el espacio) e intenta tenerlo ordenado.

–       Pon en la mesa un flexo o una lámpara bonita. Tener un punto de luz artificial es importante para no cansar la vista.

–       Los muebles auxiliares te ayudarán a tener todo a mano. Una pequeña cajonera, un archivador o una estantería donde poner todo lo necesario para trabajar.

escritorios modernos
Vía Casa y Diseño

Estos consejos también sirven para crear una zona de estudio, un lugar apartado donde revisar el correo electrónico al final del día y navegar por Internet o un espacio para desarrollar tus aficiones con tranquilidad.

Si te ha gustado este artículo, pues seguir leyendo sobre consejos para decorar tu hogar en la sección Decoración.