Las sillas nórdicas están de moda. De hecho, todos los muebles y complementos de ese estilo lo están. Pero si quieres dar a tu casa solo un toque escandinavo, las sillas nórdicas son el mejor complemento para la decoración de tu hogar.

La decoración nórdica se caracteriza por crear ambientes luminosos y despejados, en los que predominan los colores claros: todas las gamas de grises y los colores pastel.

En cuanto a los materiales, el más utilizado es la madera, sobre todo en tonos claros o incluso lacada de color blanco.

En el estilo nórdico todos los elementos de la casa forman parte de la decoración. Nada está ahí por casualidad, todo forma parte de un conjunto. En este sentido, los muebles son fundamentales para crear el ambiente que buscamos.

Y dentro de los muebles, la decoración de estilo nórdico da mucha importancia a las sillas, que a menudo son de diseño y de alta calidad. Este tipo de sillas pueden resultar algo caras, pero actualmente en el mercado encontramos gran variedad de modelos de sillas nórdicas a precios muy diversos.

En este post, vamos a hacer un repaso por algunos de los modelos de sillas más representativos del estilo nórdico. Puedes inspirarte en ellas para escoger las tuyas al precio que más se adapte a tus posibilidades.

Sillas nórdicas forradas para el comedor

Las primeras sillas nórdicas que te presentamos son las clásicas de comedor forradas de tela, pero esta vez con un toque escandinavo. Este modelo es uno de los más representativos de este estilo.

sillas nórdicas
Vía Delikatissen

Se trata de sillas muy cómodas y que quedan muy bien en el comedor. Además, como en este ejemplo de Delikatissen, puedes forrarlas con telas de diferentes colores para dar a tu comedor un toque especial.

En este caso, la propuesta juega con dos colores básicos del estilo nórdico: un gris oscuro y un amarillo mostaza que combinan a la perfección con las patas de madera clara y con el resto de la decoración.

Sillones para salones nórdicos

Esta propuesta es similar a la anterior. También es una silla nórdica forrada, pero gracias al material utilizado, la silla se convierte en un sillón que puedes poner en otros espacios de la casa, como al lado del sofá o en un rincón de lectura.

En este caso, el diseño parte de una silla nórdica similar a la primera que hemos visto, pero se deja la parte exterior en madera lacada en blanco y el interior se forra con una tela mullida, casi como un cojín.

sillas nórdicas decoración nórdica
Vía Little Few

Este modelo es ideal si tienes poco espacio, puesto que combina la comodidad de un sillón con el tamaño más pequeño de una silla. Además, lo puedes forrar del color que quieras para que combine con el resto de la estancia.

Muebles nórdicos: Taburetes para la cocina

Otra vuelta de tuerca al modelo clásico de silla nórdica son estos taburetes que puedes usar para una barra o una isla de la cocina. También puedes darles un uso más original, por ejemplo como mesita de noche.

En este modelo que propone Delikatissen, las patas son de una madera un poco más oscura, que contrasta con el blanco nuclear de los asientos.

En este caso se ha optado por no forrar los asientos, lo que puede resultar más práctico y más limpio.

muebles nórdicos
Vía Delikatissen

Sillas estilo nórdico: Hazlo tú mismo

Si tu presupuesto es realmente ajustado pero quieres incorporar las sillas nórdicas a la decoración de tu casa, mira esta propuesta de Tres Studio. Eso sí, tienes que disponer de un poco de tiempo y ganas de crear tus propias sillas.

La idea es muy sencilla pero también muy resultona. En primer lugar tienes que comprar taburetes básicos en maderas claras, que puedes encontrar en carpinterías, grandes almacenes o tiendas de decoración.

muebles estilo nórdico
Vía Tres Studio

Una vez tienes los taburetes, puedes pintar varias partes con colores claros y vivos, como en el ejemplo que te mostramos.

En este caso han optado por combinar tres colores: el obligado blanco del estilo nórdico, un verde mint que está muy de moda y un rosa pastel algo subido.

Mezclar sillas de estilo nórdico

Otra de las características de la decoración nórdica es que te permite mezclar diferentes tipos de muebles y objetos decorativos. Al tratarse de piezas sencillas, al mezclarlas quedan muy bien y hacen que nuestra casa sea única.

En Binti Home hemos encontrado esta propuesta que mezcla modelos de sillas y colores. En este caso hay dos sillas iguales con colores distintos (de nuevo blanco y maderas claras) y una silla forrada de terciopelo oscuro que da el toque especial al conjunto.

decoracion nordica
Vía Binti Home

Tú también puedes hacer algo así en tu casa, por ejemplo pintando alguna de las sillas que ya tienes de blanco e introduciendo en el comedor una silla que sea muy diferente al resto.

Sillas nórdicas con otros usos

Lo mejor de las sillas nórdicas es que van más allá de su uso común. Como hemos comentado antes con los taburetes, pueden usarse como mesitas de noche, como mesas supletorias en el salón o como galanes de noche donde dejar la ropa para el día siguiente.

O también, como en el ejemplo que vemos aquí de Tres Studio, puede que la silla no tenga un uso especial, sino que simplemente sea un objeto decorativo más de toda la casa.

sillas estilo nórdico
Vía Tres Studio

¿Te han gustado nuestras propuestas de sillas nórdicas? Puedes ver otras ideas como estas en nuestra sección Decoración.