¿Te cuesta mantener el orden en casa? A veces las obligaciones del día a día nos superan y mantener la casa ordenada es complicado. Pero no te preocupes, te hemos preparado la rutina definitiva para que tu casa esté siempre despejada y te sientas aún más a gusto en ella.

Orden en casa: Consíguelo introduciendo en tu día a día esta sencilla rutina

A veces mantener el orden en casa parece muy complicado, pero en realidad no tiene mucho misterio. Solo se trata, como para muchas otras cosas, de tener un poco de disciplina y ser constante.

Con la rutina que hemos preparado, te costará muy poco mantener tu hogar ordenado, solo tienes que memorizarla, integrarla en tu vida y dedicarle un ratito cada día. Verás como tu vida mejorar notablemente.

Antes de empezar: Una pequeña reflexión

Antes de empezar a poner en práctica nuestra rutina para mantener tu casa en orden, te aconsejamos que hagas una pequeña reflexión. Intenta tomar conciencia de todas las cosas que tienes en casa y del uso que les das realmente.

donar ropa que no usas

¿Necesitas todas esas cosas? ¿Podrías prescindir de algo? Ya sabes que nosotros somos muy fans del método Marie Kondo, y de nuevo te recomendamos que lo sigas antes de ponerte con la rutina.

Una vez te hayas quedado con las cosas que realmente necesitas, mantener tu casa en orden será mucho más fácil, te lo aseguramos.

Rutina para mantener el orden en casa ¡Empezamos!

Ahora sí, empezamos con la rutina. La hemos planteado en diferentes momentos del día. Hay algunas cosas, como hacer la cama, que se tienen que hacer sí o sí en el momento que te decimos, pero el resto las puedes colocar donde mejor te vayan.

Por la mañana, nada más te levantes, airea un rato la cama (unos 15 minutos) y después hazla. Incluso si vives solo y nadie más que tú lo ve, dejarte la cama hecha va a conseguir que sientas que tu habitación está ordenada.

Una vez te hayas duchado y arreglado para salir, da un repaso al cuarto de baño. Simplemente asegúrate de que dejas todo en su sitio (peina, cremas, cuchilla de afeitar…) y pasa una bayeta.

ordenar el baño

Si desayunas en casa, después de comer recoge todo y friega los platos. Cuando vuelvas del trabajo lo agradecerás. Por último, si te da tiempo, echa un vistazo a la sala de estar y recoge las cosas que hayan quedado por en medio. 

Si no te da tiempo, lo puedes hacer al llegar a casa después del trabajo. Pero si lo haces por la mañana, cuando vuelvas te encontrarás todo en su sitio y será muy satisfactorio.

Cuando llegues a casa: todo en su sitio

Al volver del trabajo todos estamos cansados y no tenemos ganas de ponernos a ordenar. Por eso, la rutina en este punto solo incluye un pequeño gesto.

No dejes la chaqueta y el bolso o la mochila tirados en cualquier sitio. Acostúmbrate a dejarlos en el recibidor (o en el espacio que tengas para ello). Además, si dejas las llaves de casa a la vista en la entrada y coges la costumbre de dejarlas siempre en el mismo sitio, no se te olvidarán nunca más.

orden en casa en el recibidor

Después de cenar, limpia la mesa donde hayas comido y pasa una escoba por la zona para recoger lo que haya podido caer. Esto también sirve si comes en casa a mediodía.

Después da un repaso muy rápido a la cocina. No hace falta que te pongas a limpiar a fondo, simplemente recoge todo lo que haya en la encimera, friega los platos y pasa una bayeta por las superficies. No te llevará mucho tiempo y te irás a dormir con la conciencia muy tranquila.

Antes de irte a dormir: Un último esfuerzo

Antes de irte a dormir todavía puedes incorporar a tu rutina un gesto muy sencillo que te dará a la larga una gran satisfacción. Recoge la ropa que tengas por la habitación, guárdala o déjala para lavar. 

Si eres de los que va amontonando ropa en una silla, el objetivo es que ese montón deje de existir. Si recoges cada día antes de irte a dormir lo conseguirás.

¿Qué te ha parecido nuestra rutina? Todos los pasos son muy sencillos y los puedes realizar en pocos minutos. Si los cumples todos cada día alcanzarás tu objetivo de mantener tu hogar siempre en orden.

Y si tú ya estás en otro nivel, tienes la casa ordenada y quieres ir un poco más allá, en el blog tienes un montón de artículos:

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER Y RECIBE ESTOS POST EN TU MAIL