Llega la primavera y con ella el momento perfecto para hacer una limpieza a fondo de toda la casa. Ventilar, cambiar textiles o hacer pequeñas reparaciones son algunos de los tips para que tu limpieza de primavera sea un éxito.

Con estos 5 tips para hacer la limpieza de primavera pondrás tu casa patas arriba y la dejarás limpia y reluciente para toda la temporada.

Deja entrar la luz de la primavera

Aprovecha que la primavera y el buen tiempo han llegado para dejar entrar toda la luz posible a tu hogar y para renovar el aire.

A partir de ahora, con el buen tiempo, podrás dejar las ventanas abiertas más tiempo. Por eso, en tu limpieza de primavera no puede faltar lavar las cortinas y dejarlas secar ya puestas.

También deberías limpiar bien todas las ventanas de tu casa. Con todo esto conseguirás que la luz del sol pase bien a tu hogar y que el aire que entra lo haga de la manera más limpia posible.

Nueva temporada, nuevo textil

Con la llegada de la primavera, suben las temperaturas y te toca sí o sí hacer un cambio en los textiles de tu hogar.

Por ejemplo, es el momento de cambiar las gruesas alfombras de invierno por otras más ligeras, o directamente retirarlas.

Llévalas a la tintorería antes de guardarlas, así cuando las vuelvas a poner ya las tendrás limpias y listas para usar.

Aprovecha la luz del sol primaveral para lavar sábanas, edredones, fundas de cojín, fundas de sofá, etc. Intenta secar al sol todo lo que puedas, eso contribuye a dejarlo todo más limpio.

También deberías dar la vuelta al colchón y aspirarlo muy bien. Aspira también los sofás para eliminar todo el polvo acumulado durante el invierno.

Hazte un “Marie Kondo”

La limpieza de primavera es el momento perfecto para sacar todo lo que hay en los armarios y deshacernos de lo que ya no queremos. Para hacerlo, puedes seguir los famosos consejos de Marie Kondo, que te explicamos en este post.

Una vez hayas sacado todo, aprovecha para limpiar a fondo los armarios por dentro antes de guardar de nuevo las cosas.

Puedes hacer esto con todos los armarios de la casa, no solo en las habitaciones: hazlo también en el baño y en la cocina, te sorprenderá cuántas cosas tienes que realmente no necesitas.

No te olvides de paredes y techos

Si te pones a hacer una auténtica limpieza de primavera no puedes dejar pasar la limpieza de techos, paredes y suelos. Normalmente, a parte de los suelos, son zonas a las que nos prestamos demasiada atención y se puede acumular polvo.

Puedes usar la aspiradora con el accesorio para limpiar tapicerías o limpiar paredes y techos con una mopa o una escoba. La clave es llegar de la manera que puedas a todos los rincones.

Para limpiar las paredes, diluye jabón neutro en agua, empieza por la parte de abajo de la pared y sigue hacia arriba. Es importante que limpies toda la pared de golpe para que no queden marcas.

Puesta a punto completa

Seguro que mientras haces tu limpieza de primavera te vas encontrando que en tu casa son necesarias pequeñas reparaciones: cambiar bombillas, sustituir las guías de los cajones, apretar las bisagras de las puertas…

Aprovecha que estás con la casa patas arriba para realizar todas esas pequeñas reparaciones que vas dejando pasar durante todo el año.

Recuerda también dar un repaso a los aires acondicionados y limpiar sus filtros, ya que en breve los vas a volver a utilizar.

cambiar bombillas

Si te ha gustado este post y quieres leer otros artículos parecidos, visita nuestra sección Consejos.