Madera natural, predominio del blanco con detalles de colores vivos, líneas rectas y depuradas, piezas de segunda mano… estas son algunas de las claves de uno de los estilos más de moda en la decoración actual: El estilo nórdico o escandinavo.

En los países del norte de Europa, la falta de luz natural obliga a crear en las viviendas ambientes despejados, claros y luminosos.

La decoración de estilo nórdico se caracteriza por ser minimalista, pero a la vez también es muy acogedora gracias a los pequeños detalles que se usan para decorar.

De esta manera, aunque en el diseño nórdico predominan el color blanco y otros colores claros, los espacios diáfanos y los muebles de maderas claras; los pequeños detalles consiguen crear un ambiente hogareño único.

¿Quieres saber cómo hacer para decorar tu casa con estilo nórdico? Aquí van algunas claves:

Color blanco y maderas claras en la decoración de estilo nórdico

colores claros en la decoración de estilo nórdico

Si quieres decorar tu casa con estilo nórdico, lo primero que debes tener en cuenta es la elección de los colores. O más bien, la falta de ellos. Pinta tu casa completamente de blanco.

Sólo con ese paso el espacio te parecerá mucho más grande y luminoso de lo que es en realidad. Si tienes la opción de combinarlo con un suelo de madera, el resultado que obtendrás será un hogar luminoso y limpio, pero a la vez muy acogedor.

Puedes elegir también muebles de estilo nórdico en maderas claras y, si te apetece que alguna pieza destaque más que el resto, la puedes escoger en una madera algo más oscura para que resalte del resto del mobiliario.

En cualquier caso, todo dependerá mucho del tipo de suelo que tenga tu casa. Lo ideal es encontrar el equilibrio entre los colores para que el conjunto sea armonioso.

Detalles de color para dar un toque divertido

Toda la claridad que aportan las paredes blancas y las maderas claras podría resultar muy aburrida, ¿no crees?. Por eso en la decoración de estilo escandinavo los detalles están llenos de color y son los que aportan el toque divertido y vivo al hogar.

En el textil (cojines, manteles, colchas, alfombras, etcétera), además de los colores vivos y planos, este estilo impone los estampados geométricos.

cojines de colores

También puedes poner notas de colores vivos en otros complementos como sillas, lámparas, cuadros… Además de esta manera, cuando te aburras y quieras cambiar la decoración de tu casa, cambiando sólo estos detalles tendrás un espacio totalmente diferente sin necesidad de gastar mucho dinero en grandes cambios.

Espacio funcional: todo está ahí por algo

espacio funcional

Otra de las claves del estilo de decoración escandinavo es su concepción del espacio de la vivienda. Cada mueble, cada detalle, está ahí por algo. De esta manera, el espacio se aprovecha al máximo y el resultado es una casa cómoda, además de funcional.

Además, los objetos cotidianos, como los utensilios de cocina, los juguetes de los niños, los libros o incluso la ropa quedan a la vista y forman parte también de la decoración de la casa. El resultado es un espacio divertido y acogedor.

Si ya tienes claro que vas a decorar con estilo nórdico, pero aún te falta una casa nueva para hacerlo, entra ya en nuestra web y descubre la mejor oferta inmobiliaria.