Si quieres darle un aire nuevo a tu hogar o camuflar algunas cosas que no te acaban de gustar y no quieres hacer obras ni grandes inversiones económicas, en este artículo te damos algunos consejos sencillos para redecorar tu casa gastando poco y consiguiendo grandes resultados.

Una cocina nueva

La cocina puede cambiar de manera radical solo con una capa de pintura. Si eres una persona con un poco de maña, lo puedes hacer tú mismo. Hay varias opciones, pintar las paredes, pintar los azulejos o pintar ambas cosas. Si optas por pintar ambas cosas, te aconsejamos pintar azulejos y muebles del mismo color.

pintar los armarios de la cocina

Verás el cambio, parecerá una cocina nueva, sin necesidad de cambiar los electrodomésticos ni invertir en nuevos muebles. El color escogido ya depende de cada uno, desde el blanco, que aporta luminosidad y nunca pasa de moda, hasta colores más atrevidos con el azul grisáceo, que queda muy moderno y actual.

Las cortinas, nuestras grandes aliadas

Las cortinas son un recurso barato y sencillo para ocultar una parte de la casa que no quieres mostrar. Con ellas, podrás delimitar zonas y esconder estancias. Escoge cortinas lisas y claras, tendrás más luminosidad en la habitación.

Ocultar un armario

Si tienes un armario grande que desentona, ocupa mucho espacio en la habitación y, además, es viejo y está pasado de moda, lo que puedes hacer para darle un aire nuevo es forrarlo con un cristal. Verás que, con esta opción, el armario pasará más desapercibido, quedará más moderno y ayudará a que la habitación parezca más grande.

armario con cristal

¿Qué hacer con una ventana fea?

Si tienes una ventana fea y quieres darle un aire nuevo y que sea el centro de atención de la habitación, solo tienes que añadir una tabla y un par de escuadras. Encima de la tabla coloca algunas plantas, una lámpara y libros. Verás que la ventana ‘fea’ pasa a ser el foco de atención de la habitación.

 

¿Necesitas una casa nueva?