Las cocinas abiertas están de moda. Con sus ventajas y sus inconvenientes, este tipo de cocinas se ven cada vez más en las casas y, sobre todo,en los pisos pequeños de las grandes ciudades.

Si pensamos en las ventajas de las cocinas abiertas, lo primero que nos viene a la mente es justo eso: aprovechar el espacio. De hecho, en algunos tipos de pisos no hay más opción que la de integrar la cocina en el salón por la escasez del espacio.

Pero en los pisos más grandes o incluso en las casas las cocinas abiertas también tienen ventajas. Por ejemplo, si tu cocina es muy oscura y no te llega la luz natural, convertirla en una cocina abierta puede ser la solución para iluminarla y convertirla en un espacio agradable.

Además, a muchas personas les gusta la opción de una cocina abierta porque permite no estar separado del resto de la gente cuando cocinas. Desde una cocina integrada en el salón también puedes vigilar a tus hijos, si los tienes, mientras estás haciendo otras cosas.

Por otra parte, las cocinas abiertas tienen sus inconvenientes. El primero que se nos viene a la cabeza es el olor. Si no tienes una buena campana extractora o no estás dispuesto a invertir en una, mejor no optes por una cocina abierta.

El segundo inconveniente es que tienes que ser súper cuidadoso con la limpieza y también con el orden, puesto que tu cocina estará a la vista constantemente.

Cocina abierta… pero no tanto

Si realmente crees que el tema de los olores te va a suponer un gran inconveniente, puede que la solución sea abrir la cocina solo visualmente.

Para ello, y como en este ejemplo de Estilo y Deco, lo que puedes hacer es abrir la cocina pero separarla del resto de la estancia con un cerramiento de cristal. De esa manera, aprovecharás al máximo la luz natural y no tendrás problemas de olores si lo cierras cuando estés cocinando.

cocina con cerramiento de cristal
Vía Estilo y Deco

Una isla o una barra para disfrutar en compañía

Una de las mejores cosas de las cocinas abiertas es poder estar en compañía mientras cocinamos o hacemos otras tareas en la cocina. Para ello, si abres tu cocina tienes la opción de instalar una barra para desayunar o para que te hagan compañía mientras cocinas con una copa de vino y algo para picar. Suena bien, ¿no? Como esta que hemos visto en Pizca de Hogar.

cocina abierta con barra
Vía Pizca de Hogar

Si tienes más espacio, en lugar de limitarte a una barra puedes instalar una isla con zona de cocción.

En el mercado actual hay campanas que van insertadas en el techo de la cocina. Casi no se ven y tienen una gran capacidad de extracción. Fíjate en esta de El Mueble

cocina abierta con isla
Vía El Mueble

Si la barra/isla no te acaba de convencer, otra opción es aprovechar el hueco que deja la pared que se ha derribado para poner la mesa del comedor.

De esta manera ganas espacio y la mesa del comedor funciona como transición entre ambos ambientes. Mira qué bien queda este ejemplo de Casa y Diseño.

las cocinas abiertas
Vía Casa y Diseño

Cocinas abiertas en piso pequeños

Como hemos dicho antes, en un piso pequeño a veces una cocina abierta no es una elección. Si es tu caso, sigue estos consejos para que tu cocina se adapte perfectamente con el resto de la casa.

cocinas abiertas en pisos pequeños
Vía Guía para Decorar
  • Coloca armarios hasta el techo y aprovecha la verticalidad para ganar espacio.
  • Utilizar tonos claros para los muebles y la pintura para no recargar el ambiente.
  • Utiliza electrodomésticos integrados para que todo sea más uniforme.
  • Juega con las baldosas en el suelo y en las paredes para delimitar el espacio entre cocina y salón.
  • Cuida mucho los detalles. La cocina va a formar parte del salón y tiene que estar decorada de manera cuidadosa.
  • Mantén la cocina siempre limpia y ordenada porque estará todo a la vista.
  • Invierte en una buena campana extractora.