El feng shui es una disciplina oriental de origen milenario que en la actualidad podemos utilizar para redistribuir los elementos de nuestra casa y reconciliarnos así con nuestro entorno y con nuestra vida.

A pesar de sus orígenes milenarios, el feng shui es todavía muy desconocido en Occidente. Después de importar otras disciplinas orientales como la acupuntura o las artes marciales, ahora le toca el turno a esta teoría china nacida hace más de 3.000 años.

¿Qué significa feng shui?

Feng shui significa literalmente viento y agua. Aplicado a la actualidad y a nuestro día a día, se puede resumir como el arte de colocar cada cosa en su sitio para mejorar nuestra calidad de vida.

feng shui en el dormitorio

El secreto del feng shui reside en organizar la vida según las fuerzas naturales del universo, como la orientación, los fluidos de energía y las corrientes magnéticas.

Según esta disciplina, las acciones humanas deben tratar de armonizar y mantener el equilibrio emocional entre hombre y naturaleza, ya que el lugar que se ocupa en el universo depende de esta relación.

El feng shui trata de transmitir al que los estudia que todos los seres humanos están afectados por las cosas que les rodean. Por ejemplo, nos afecta la propia estructura de un edificio, los colores de las paredes, la luz de nuestra vivienda o el tipo y la posición de los muebles.

Con el feng shui nos ocupamos de fijar la manera en que debemos ubicarnos en nuestro entorno para lograr la armonía necesaria en nuestras vidas.

Como muchas de las teorías milenarias orientales, el feng shui no es una disciplina uniforme. De hecho, existen hasta cuatro tendencias en su práctica. La más aplicada hoy en día es la escuela de los Cinco Elementos.

5 elementos feng shui

Estos elementos se corresponden con los principios sagrados necesarios en una casa y que los antiguos denominaban “las cinco actividades”: la tierra, el metal, el agua, la madera y el fuego. El equilibrio de estos elementos puede influir en la salud emocional de las personas.

Es cierto que el feng shui no cambia radicalmente la vida, pero sí ayuda a mejorar la salud física y mental de las personas. Además, también se piensa que atrae la abundancia económica e, incluso, que puede ayudarte a mantener una vida sexual activa y a aumentar el éxito académico y profesional.

Consejos básicos del feng shui en el hogar

El estudio del feng shui es complicado, pero si quieres empezar poco a poco hay algunas cosas sencillas que puedes comenzar a poner en práctica:

feng shui en el hogar

  • La entrada de una casa debe ser amplia y no debe estar ocupada por objetos, sino que debe estar despejada.
  • La puerta de entrada de la vivienda debe quedar visible desde los asientos o desde la cama de un dormitorio. Además, la entrada no puede estar enfrentada con una puerta de salida o con una ventana.
  • Se debe dormir con la cabeza orientada hacia el norte y lo mejor es evitar hacerlo bajo vigas o estantes de pared.
  • Las plantas secas no desprenden vitalidad, así que es mejor deshacerse de ellas y sustituirlas por plantas vivas.
  • Los pasillos y vestíbulos sin luz han de estar iluminados con luz artificial.
  • Hay que evitar el desorden ya que provoca que la energía se estanque en el hogar y no circule con normalidad.

Si te interesan este tipo de disciplinas orientales, puedes descubrir también el ikebana, el arte japonés del arreglo floral para comunicarse con la naturaleza sin palabras, a través de ramas, semillas, flores, frutos…