¿Se puede vender un piso con inquilino? Hoy, en Tecnocasa Responde, hablamos de esta situación y explicamos cómo hay que llevar a cabo la operación.

Tengo un piso en propiedad y lo puse en alquiler hace un tiempo. Estoy contento con el inquilino, cuida mucho del piso y hasta este momento me ha ido bien así, pero ahora me gustaría venderlo para comprar otra vivienda. ¿Puedo vender un piso con inquilino? ¿Se lo tengo que vender obligatoriamente a él?

Vender un piso cedido en régimen de alquiler, es decir, con inquilino, es posible y está contemplado por la ley. Si bien es cierto que en necesario tener en cuenta diversos factores antes de hacerlo.

Lo primero que hay que considerar es la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) que recoge el derecho de adquisición preferente del arrendatario. Esto significa que el inquilino tiene derecho y preferencia a la hora de comprar el piso alquilado, salvo que el contrato de arrendamiento esté suscrito con fecha posterior a junio de 2013. De ser así, las partes pueden pactar la renuncia del arrendatario al derecho de adquisición preferente.

EL INQUILINO PUEDE TENER PREFERENCIA A LA HORA DE COMPRAR EL PISO

Si en el momento de la firma del contrato de arrendamiento no ha existido una renuncia válida y legal al derecho de adquisición preferente del arrendatario, la LAU desdobla este derecho en otros dos. Por un lado, si el propietario de la vivienda informa al inquilino de que la va a vender y el inquilino ejerce su derecho a comprarla, se trata de un derecho de tanteo; por el contrario, si el propietario no ha informado al inquilino de su intención y la vende a otra persona, o si la ha vendido con condiciones distintas a las que le había comunicado al inquilino, éste puede ejercer el derecho de retracto.

Antes de vender tu casa a un nuevo propietario, es importante que le comuniques a tu inquilino que la vas a vender y en qué condiciones vas a hacerlo. Así él tendrá la oportunidad de comprarla o bien renunciar al derecho de adquisición preferente de la vivienda.

En el caso de que el inquilino no quiera comprar la casa y la vendas a una tercera persona, ésta deberá conocer que en la casa hay un inquilino.

En conclusión, vender un piso con inquilinos puede ser más complicado, ya que en lugar de dos hay tres partes implicadas. Por esta razón, es necesario cumplir con todos los requisitos que marca la ley para que la operación pueda llevarse a cabo con éxito.

¿Tienes más dudas sobre temas relacionados con la venta de viviendas? Consulta nuestros post sobre vender casa en este blog. Y si quieres vender tu piso contacta con nosotros para una valoración gratuita.

 

Quiero vender un piso o una casa