Cambiar de casa siempre ilusiona, pero también implica hacer la temida mudanza. aunque parezca complicada, no lo será tanto si la hacemos con un poco de organización. En este artículo, te damos algunos consejos prácticos para organizarte a la hora de hacer la mudanza sin volverte loco.

En primer lugar te tienes que plantear si vas a hacer la mudanza por tu cuenta, con la ayuda de tus amigos o tu familia, o si por el contrario vas a contratar a una empresa especializada en mudanzas.

La diferencia es obvia: si te mudas por cuenta propia el coste es más bajo en comparación con la cifra que te exigirá una empresa de mudanzas. El inconveniente de hacerlo por tu cuenta, sin embargo, está relacionado con la pérdida de tiempo y el esfuerzo requerido.

contratar una empresa para hacer la mudanza

Si te decides por contratar a una empresa de mudanzas, las asociaciones de consumidores recomiendan confiar en compañías legalmente establecidas y profesionales. De esta manera, cuando el traslado se encarga a una empresa profesional, las roturas y los desperfectos que se puedan producir durante la mudanza deben tener una cobertura.

Por lo general, la compañía contratada está obligada a asegurar la carga. Y en el caso de no existir seguro, se acepta de forma común una indemnización.

Cada mudanza es diferente

No hay dos mudanzas iguales, ya sea por el volumen de las cosas que tienes que trasladar, por la distancia con el nuevo destino, si tienes o no ascensor en la casa nueva… Aun así, hay que tener en cuenta algunos consejos generales para evitar problemas:

  • Te aconsejamos que pidas a la empresa de mudanzas el presupuesto por escrito y no que no aceptes nunca un presupuesto por teléfono.
  • También deberías comprobar si la empresa tiene seguro por traslado de enseres.
  • Incluye un inventario de las cosas que se van a transportar en la mudanza y guarda una copia para comprobar que todo esté en orden al acabar.
  • No pagues toda la mudanza a la firma del contrato. A lo sumo puedes adelantar un porcentaje, pero es mejor que realices el pago al acabar.
  • Pide garantías de que la mudanza se efectuará en el plazo y la fecha acordados con la empresa.
  • Solicita la factura con IVA.
  • Firma el albarán de entrega condicionado a revisar la mercancía en 24 horas siguientes a la entrega.
  • Si observas algún desperfecto una vez firmado el albarán, o bien falta alguna partida del inventario, notifícalo con urgencia para arreglarlo cuanto antes.

Embalar de forma práctica para encontrar todo rápido al desembalar

Empaquetar uno mismo las pertenencias al hacer la mudanza no es demasiado complicado, aunque sí es laborioso. En primer lugar, hay que seleccionar cajas fuertes y no demasiado grandes, que aguanten bien el peso de los objetos pero que puedan también ser transportadas con facilidad.

También resulta práctico rotular cada caja escribiendo su contenido, para que colocar cada cosa en su nuevo lugar sea más fácil. Además, para que todo llegue a su destino en buenas condiciones, te recomendamos que señales de forma llamativa las cajas que contengan objetos frágiles. 

Sigue todos estos consejos y seguro que conseguirás hacer una mudanza de diez y empezar tu vida en tu nuevo hogar de la mejor manera posible. Encuentra más consejos como estos en nuestro blog.

Y tranquilo, nosotros nos encargamos de vender tu piso para que te puedas mudar cuanto antes.