Los muebles reciclados son una opción cada vez más recurrente para decorar un espacio ya que, además de resultar más económicos que los muebles nuevos, son más sostenibles y otorgan un carácter muy original y único  a tu casa.

¿Por qué no podría convertirse una antigua verja de jardín en un cabecero de cama? ¿Puede un pequeño armario de especias usarse en el cuarto de baño? Todo depende de tu imaginación y de la habilidad que tengas para transformar las cosas.

Reciclaje de muebles: Estudiar las piezas

El reciclaje de muebles consiste en la modificación de viejas piezas cambiando sus colores, su textura e incluso cambiando su función original. Algunos muebles de baja calidad, con el arreglo adecuado, pueden acabar siendo piezas muy originales y que decoren tu casa por poco dinero.

Por ejemplo, la más humilde de las maderas, abandonada en plena calle o reciclada como pieza de otra estructura, puede convertirse en una preciosa mesa si la forramos con un papel adecuado y seguimos las técnicas del découpage.

reciclaje de muebles

También podría transformarse en una alegre estantería si la pintamos con colores vivos, o incluso en la base de un económico sofá al que no habrá más que añadirle un colchón y algunos cojines. Sin embargo, existe una máxima esencial respecto a los muebles reciclados para los expertos en restauración: la intervención sobre el mueble no debe sobrepasar su justa medida, por lo que aconsejan no incorporar accesorios o elementos externos.

Mesas, sofás o armarios: opciones de muebles reciclados

El uso de palés convertidos en sofás gracias a una mano de lija, una capa de pintura, un mullido colchón y unos cojines es un clásico del reciclaje casero. Pero ese mismo palé se puede convertir en una mesa de centro si añadimos unas patas cortas y robustas y un cristal que sirva de encimera. Un viejo sofá también puede rejuvenecer con un nuevo tapizado.

Una minúscula mesa de jardín fabricada en hierro puede servirnos como mesita de noche. Un armario puede alterar su estilo con unos sutiles cambios: nuevos tiradores, sustituir las puertas por cortinas o vidrios opacos o, incluso, dejar el interior a la vista y forrarlo con papel o tela.

reciclar muebles

Reciclar muebles con pintura y papel

Algunos muebles no necesitan más que una sencilla mano de pintura para recuperar su brillo, aunque también podemos recurrir a plantillas para incluir patrones de dibujos realizados de antemano sobre papel. También existe la opción de incluir originales dibujos a mano alzada.

Otra sencilla técnica para los muebles reciclados, apta para cualquier principiante, es el découpage (del francés ‘recortar’), que permite decorar toda clase de muebles y superficies sin necesidad de saber pintar ni dibujar, sólo pegando sobre ellos algunas figuras de papel recortadas.

Si se combina el découpage con técnicas de craquelado (envejecimiento rápido de la pintura) o se añaden pátinas de envejecimiento, los resultados pueden ser espectaculares. No importa que la superficie no sea madera, puede trabajarse sobre cerámica, vidrio, metal, tela… De esta forma, una mesa con el sobre deteriorado puede convertirse en el mejor escaparate para una colección de fotos de viajes o postales, etc.

decorar reciclando muebles

Cuidar el medio ambiente con muebles reciclados

Los muebles reciclados no son solamente una opción para dar un toque de originalidad a nuestras casas con poco desembolso económico, sino que además reciclar muebles es una actividad que contribuye a la sostenibilidad del planeta. Reciclar dando una nueva oportunidad a los objetos usados es una alternativa responsable con el medio ambiente.

Si estás pensando en comprar una casa y decorarla con muebles reciclados, descubre toda nuestra oferta de casas y pisos en venta.