Hoy en Tecnocasa Responde hablamos sobre qué se puede hacer cuando compartimos una hipoteca con nuestra pareja pero la relación se rompe. Explicaremos qué es la extinción de condominio y qué otras opciones tenemos.


Compré un piso junto con la que era mi novia a partes iguales, pero hoy la relación ya no existe. He pagado desde el inicio la mayoría de las cuotas de una hipoteca a 30 años (en los cuatro últimos meses todas) y quiero quedarme con el piso, ¿qué opciones tengo?

En estas circunstancias se plantean varias opciones excluyendo la vía judicial en caso de desacuerdo: Una de ellas es vender la vivienda a un tercero (si tu pareja no está interesada ni en venderte su parte, ni en comprar la suya). Otra opción es que uno compre la mitad de la parte del otro y, por último, se puede optar por la disolución o extinción de condominio.

Los dos últimos supuestos (vender el pro indiviso al otro propietario o extinguir el condominio en los casos en los que no fuera posible la división de la finca), tienen el mismo resultado a efectos prácticos, pues la totalidad de la “propiedad” pasa a ser de un solo titular (no la titularidad de la hipoteca).

Extinguir el condominio es sencillo si cuentas con el consentimiento de la que fue tu pareja y del banco para poder adquirir el 100% de la propiedad. Para ello deberás realizar ante notario la escritura de disolución del condominio con cambio de titularidad de la hipoteca excluyendo a tu ex pareja.

El hecho de que tú hayas aportado más dinero para satisfacer las cuotas, en principio sólo genera un derecho de reembolso a tu favor y a cargo de la que fue tu pareja.

Si necesitas más información sobre temas financieros, en Grupo Tecnocasa podemos ayudarte. Nuestros expertos de Kìron, resolverán todas tus dudas. ¡Conócenos!

 

¿Quieres vender una vivienda?