En el mercado existen diversos sistemas de calefacción económicos que puedes instalar en tu vivienda antes de que llegue el invierno. Una buena calefacción es la que, además de dotar al hogar de una temperatura agradable, logra contener el gasto económico y energético.

Calderas colectivas e individuales, bombas de calor o sistemas eléctricos cuentan con ventajas e inconvenientes que es mejor que conozcas antes de decidirte. Y es que la calefacción es una de las instalaciones más importantes del equipamiento de la casa.

La calefacción es necesaria para el confort de toda la familia, sobre todo si vives en sitios donde la temperatura baja mucho en invierno, y representa más de la mitad del gasto energético de los hogares durante los meses más fríos.

Por eso, es importante encontrar sistemas de calefacción económicos y eficientes a nivel energético. Para realizar una buena elección debes tener en cuenta aspectos tan variados como el tamaño de la casa o el clima, así como buscar el asesoramiento de alguna de las muchas empresas especializadas presentes en el mercado.

sistemas de calefaccion economicos para casas

No obstante, cada sistema tiene ventajas e inconvenientes en los que conviene que pienses. En este post describimos las características y aspectos relevantes de los sistemas más habituales.

Sistemas de calefacción económicos de caldera

El sistema de caldera con radiadores de agua es el sistema más habitual en España. La caldera puede ser individual o colectiva, siendo ésta última la opción más económica. Los modelos grandes ofrecen mayor rendimiento y, al comprar el combustible en grandes cantidades, su precio se reduce.

Funcionan con varias fuentes de energía posibles y, entre ellas, la más recomendable es el gas natural. Aunque su potencia calorífica resulta algo menor que en el caso del gas propano o el gasoil, resulta más económico, es menos contaminante y no requiere almacenarlo.

Tradicionalmente se distingue entre las calderas atmosféricas y las estancas. Las primeras toman el aire para la combustión de la habitación en la que están instaladas y expulsan los gases resultantes por efecto chimenea.

Las estancas cuentan con un ventilador para recoger el aire y expulsar los gases. Las segundas resultan más seguras porque, en el modelo atmosférico, si el tiro no funciona bien los gases pueden retroceder e invadir la vivienda.

Entre todas las opciones de funcionamiento, la más ecológica y económica es la caldera de condensación, ya que si en las convencionales se arrojan todos los humos a la atmósfera, en este caso se recupera el vapor de agua para aprovechar su calor.

Aunque la inversión inicial resulta significativamente mayor que la de otros sistemas de calefacción económicos, se amortiza a largo plazo, puesto que permiten ahorros de más del 20%.

En cuanto a los radiadores de las viviendas, podrás elegir entre el aluminio, que se calienta antes pero pierde el calor también con rapidez, y el hierro fundido, que tarda en alcanzar la temperatura deseada pero la mantiene por más tiempo.

Calefacción por suelo radiante

Este sistema requiere una inversión inicial muy elevada porque exige hacer obras en toda la casa. Consiste en instalar un sistema de tuberías bajo el suelo por las que circula agua a unos 45 grados.

Como el calor se propaga hacia arriba, se consigue mantener una temperatura homogénea en toda la casa, obteniendo un mayor rendimiento de la caldera. Además, elimina los radiadores, lo que permite ganar espacio para la vivienda, y puede funcionar como sistema de climatización en verano, con tan sólo sustituir el agua caliente por agua fría.

Junto con el gasto de entrada, posee el inconveniente de que tarda mucho en calentarse, por lo que no te lo aconsejamos para una segundas vivienda.

calefacción eficiente

Bomba de calor

Estos aparatos incorporan el aire acondicionado y la calefacción en un mismo equipo mediante un circuito reversible que se adapta a las necesidades de cada época del año. Constan de una unidad externa y diversos módulos internos que se colocan en cada habitación.

Su precio es bastante elevado, pero la inversión puede resultar rentable para quienes busquen también un sistema de climatización para el verano, puesto que únicamente requiere una instalación.

La mayoría incluye una función de filtrado, de modo que el aire que se respira está libre de impurezas, pero su potencia calorífica es limitada por lo que no te lo recomendamos si vives en una zona muy fría, donde la temperatura descienda por debajo de los 5 grados.

Calefacción eléctrica

Es el sistema menos recomendable por su gran consumo y el gasto que supone. Además, no es un sistema de calefacción eficiente a la hora de combatir el frío.  Existen dos opciones: la llamada calefacción por acumulación y la calefacción por sistemas directos.

Si instalas el primer tipo puedes aprovechar la tarifa por discriminación horaria de tu compañía eléctrica, dado que se basa en acumuladores capaces de guardar el calor en material refractario.

La segunda alternativa hace referencia a las conocidas estufas y convectores, que resultan útiles para calentar rápidamente un pequeño espacio localizado, pero no son sistemas de calefacción económicos para tu hogar.