Las chimeneas son para el invierno. En estos meses de frío, que apetece pasar más tiempo en casa, tener una chimenea a la que acercarse parece todo un lujo, pero puede estar a tu alcance.

Cómo escoger de la chimenea perfecta para mi casa

Existen muchos tipos de chimeneas y no todos son adecuados para todas las casas. En este post vamos a repasar los principales modelos que existen en el mercado para que puedas escoger el más adecuado para tu hogar.

Las chimeneas, además de ser útiles para calentar la casa en los meses de invierno y de dar un punto todavía más acogedor a tu hogar, también pueden ser un elemento decorativo más.

Además, dependiendo del tipo de chimenea que escojas para tu casa, su instalación y mantenimiento no tiene porqué resultarte muy caro.

Antes de escoger el tipo de chimenea que quieres para tu casa, tendrás que hacerte algunas preguntas. ¿Estás dispuesto a hacer obras para instalarla? ¿Qué tipo de combustible prefieres usar? ¿Qué tamaño y potencia necesitas?

Una vez respondidas estas cuestiones, ya puedes pasar a ver qué tipos de chimeneas existen en el mercado. Te las explicamos una por una.

Chimeneas de leña

Son las chimeneas por excelencia, las que se nos vienen a la cabeza cuando pensamos en chimeneas. Además de ser las que más calor generan en tu hogar, la leña es barata como combustible.

Vía El Mueble

Las chimeneas de leña también destacan por ser muy bonitas. Pueden convertirse en el elemento decorativo principal de la estancia, alrededor del que gira todo lo demás.

Su principal hándicap es que para instalar una necesitarás hacer obras, por lo que si vives en un piso y tu edificio no cuenta con la instalación necesaria para la salida de humos, no podrás hacerlo. Pero si vives en una casa independiente, no te lo pienses más, esta opción es perfecta.

Chimeneas de pellets

Los pellets son un tipo de combustible granulado y alargado hecho a base de madera. Se fabrican con serrín y otras virutas desaprovechadas de los troncos, por lo que son una opción energética sostenible y ecológica.

Vía Mcz

Este tipo de chimenea es el respetuoso con el medio ambiente. Además, al tratarse de material reaprovechado, es más barato que otros tipos de combustible.

Chimeneas de gas

Este tipo de chimenea va conectada al suministro de gas de tu casa, por lo que es muy cómoda. Además, te permite regular el fuego, a diferencia de las chimeneas de leña.

chimeneas de gas
Vía La Casa de las Chimeneas

Su funcionamiento es muy sencillo, ocupan poco y son muy eficientes. Pero, eso sí, son más caras que una chimenea tradicional.

En este caso, si tu edificio no cuenta con tiro para chimenea, tampoco podrás instalar una. Si vives en una casa puedes hacerlo sin problemas.

Chimeneas de bioetanol

El bioetanol es un combustible que se obtiene de fermentar materias ricas en hidratos de carbono. Su rendimiento energético es del 100%, todo el calor que generan se queda en la habitación.

Vía Hola

La mayor ventaja de este tipo de chimenea es que su combustión es limpia, sus emisiones no son perjudiciales y, por tanto, no se necesita instalar una salida de humos. De esta manera, no tendrás que preocuparte porque tu hogar seguirá siendo una vivienda saludable. 

Además, es portátil, la puedes poner donde quieras y la puedes instalar en un piso, casa o en cualquier otro lugar. Una de sus desventajas es que el bioetanol es difícil de encontrar.

Chimeneas eléctricas

No son chimeneas reales, sino imitaciones que sirven como elemento decorativo. Es mejor no usarlas para calentar una estancia, ya que el calor se produce a través de una resistencia y el gasto sería muy elevado.

chimeneas electricas
Vía Kamin Klaus

¿Ya te has decidido por una de estas chimeneas? Si todavía no lo tienes claro, puedes leer este otro post con información sobre otros sistemas de calefacción para tu hogar.